Avisar de contenido inadecuado

¡Ay Mamá, La Teta Asustada! O ¡Qué bonitos se ven los traumas de mi país en pantalla gigante!

{
}

Escribo estas líneas no porque la película en cuestión, haya sido nominada a un premio de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood (Oscar) como mejor película extranjera, sino porque se quedó con tan dudoso honor.

Es ya muy común escuchar el viejo eufemismo de: “Fue un honor haber sido nominado”, que en nuestro medio equivale al: “Jugamos como nunca, perdimos como siempre”, frase bastante frecuente entre los sufridos hinchas del fútbol peruano (entre los cuales no me encuentro yo, felizmente).

Mi primera reacción luego de ver La Teta Asustada fue: “¡Qué plomazo!”,  y es que es la típica película de “cholitos” que tanto gusta a los europeos pues la encuentran “muy exótica”.

En mi opinión, los directores de cine deberían centrar su atención en nuestra actualidad nacional, dejando atrás una época que por muy convulsionada, no es la más representativa o la única capaz de mostrar, con toda justicia, nuestra idiosincrasia en el exterior; aunque esté pletórica de historias dignas de ser llevadas al celuloide.

Ciertamente el Perú de hoy tiene mucho más que ofrecer al mundo, que una sarta de dramas personales y problemas sociales derivados de la época terrorista.

La estupidez humana es impredecible, así que la próxima vez que vayas al cine; mira bien a todos lados, porque muy cerca, a tu costado puede estar...

El Gato Invisible

{
}
{
}

Deja tu comentario ¡Ay Mamá, La Teta Asustada! O ¡Qué bonitos se ven los traumas de mi país en pantalla gigante!

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre